Tratos

Las formas crónicas de aspergilosis (es decir, las que sufren las personas con un sistema inmunitario normal) pueden ser enfermedades de por vida, por lo que los tratamientos y el mantenimiento son cuestiones clave. Todos son el resultado de que el hongo se afianza en una parte del cuerpo y crece lentamente, todo mientras irrita la superficie de los delicados tejidos con los que entra en contacto, causando cambios en los tejidos en cuestión.

Imagen que ilustra varios tratamientos y métodos de mantenimiento disponibles para la aspergilosis: una dieta saludable, medicación y atención plena.

La mayoría de estos tipos de aspergilosis afecta los pulmones y los senos paranasales. En lo que respecta a los pulmones, los tejidos delicados irritados por el hongo son importantes, ya que nos permiten respirar. Estos tejidos deben ser flexibles para estirarse a medida que respiramos y adelgazar para permitir un intercambio eficiente de gases hacia y desde el suministro de sangre que corre justo debajo de las membranas.

La irritación hace que estos tejidos se inflamen y luego se espesen y cicatricen, un proceso que hace que los tejidos se vuelvan gruesos e inflexibles.

Los médicos intentan administrar este proceso en primer lugar diagnosticando lo antes posible, algo que ha sido difícil en el pasado pero que está comenzando a ser más fácil con la nueva tecnología que está comenzando a estar disponible.

Lo siguiente más importante es reducir o prevenir la inflamación, por lo que esteroides son prescritos El médico a menudo varía la dosis de acuerdo con los síntomas (NB NO es algo que intente bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento de su médico) en un intento de minimizar la dosis. Los esteroides tienen muchos efectos secundarios y minimizar la dosis también minimiza esos efectos secundarios.

Antifúngicos como itraconazol, voriconazol o posaconazol También se usan a menudo ya que, aunque no pueden erradicar la infección, reducen los síntomas de manera bastante marcada en muchos casos. La dosis del antifúngico también se minimiza para prevenir los efectos secundarios, pero a veces también para minimizar el costo, ya que los antifúngicos pueden ser muy caros.

Medicación antimicótica Su objetivo es reducir su carga fúngica, minimizar sus síntomas y prevenir mayores daños a sus pulmones. Estas son drogas fuertes que pueden tener efectos secundarios desagradables. Los antifúngicos interactúan con muchos otros medicamentos: puede verificar si sus antifúngicos interactúan con cualquier otro medicamento que esté tomando Base de datos de interacciones antifúngicas.

Algunos pacientes se encontrarán con antibióticos de vez en cuando, ya que las infecciones bacterianas pueden ser una forma secundaria de infección en la aspergilosis crónica.

Las partes más importantes de su tratamiento son los medicamentos y las recomendaciones que le brindan su médico y equipo de atención, y estos no pueden reemplazarse de manera segura por tratamientos o suplementos comprados en línea.

Nuestros grupos de apoyo están llenos de discusiones animadas sobre lo que los pacientes pueden hacer junto con su tratamiento para aliviar los síntomas y aprovechar al máximo la vida. Parte de esta información se captura en las páginas vinculadas a continuación, y se respalda con ciencia sólida siempre que sea posible.

Cambios en el estilo de vida y terapias basadas en habilidades. (mindfulness, CBT, etc.) puede ayudar a mejorar factores de calidad de vida como el estado de ánimo, la calidad del sueño, el dolor o la tensión muscular.

Dieta juega un papel muy importante en la salud, pero hay mucha información de baja calidad tanto en línea como en medios impresos que puede no ser adecuada para pacientes con enfermedades graves como la aspergilosis.

Terapias complementarias puede ayudar a algunas personas a sentirse mejor en sí mismas, pero conllevan ciertos riesgos y no pueden reemplazar el tratamiento médico adecuado. En particular, tenga mucho cuidado al comprar suplementos por Internet, ya que algunos pueden ser peligrosos (incluso si están etiquetados como 'naturales').

Herramientas de autocuidado como las tarjetas de emergencia o las aplicaciones de seguimiento de salud pueden ayudarlo a comunicarse de manera más efectiva con los médicos y a cuidarse lo mejor posible.